.

"Hay tantas cosas que si se pronunciaran en voz alta desvelarían secretos de una intensidad que quizá no podríamos asumir"

domingo, 14 de noviembre de 2010

Aquellos ojos que a tantas chicas habían atrapado.

Un portazo desconcentró a Amber de lo que estaba leyendo, como cada tarde ella tenía una cita con la biblioteca para estudiar. Levantó la vista y como ella esperaba vio a Ethan sentarse en la mesa continua a ella. Parecía rabioso, triste. Dejó su bolsa encima de la mesa y seguidamente se sentó. No paraba de tocarse el pelo, una y otra vez.
Amber sintió pena por él y sin pensárselo dos veces se acercó por donde él estaba para intentar hablar con él.
Se puso justo en la estantería que él tenía detrás, estaba nerviosa, le sudaban las manos, no sabía que hacer para hablar con él, pero quería hacerlo, tenía que hacerlo. Se subió a un taburete para hacer como si ojeara los libros que estaban muy altos y cogió uno con tanta suerte que los tres o cuatro que habían detrás se precipitaron estantería abajo, hizo un gran estruendo, pero no le importó, por que llamó la atención de Ethan que se giró rápidamente y la ayudó a bajar del taburete.
-¿Estás bien?- Le dijo él.
Fue la primera vez que Ethan le miraba a los ojos, la primera vez que la había tocado y eso le puso más nerviosa aún de lo que estaba, se fijó en sus ojos, grises oscuros, aquellos ojos que a tantas chicas habían atrapado y que ella, como su presa, también se había perdido en ellos, pero Amber vio lo que otras chica no habrían visto jamás, aquellos ojos preciosos, pero rojos de tanto llorar.
-Si, si, gracias.
Ethan se agachó y recogió todos sus libros, tendiéndole una mano con cortes y apunto de sangrar. Amber dejó los libros en la mesa y cogió la mano de Ethan, pero el se la llevó a la cara para quitarse las lágrimas que le estaban apunto de caer.
-¿Estás bien tú? ¿Cómo te has echo esto?
-Me he cortado.
-No, si eso ya lo veo, tienes que ir a que te lo curen.
-No quiero que nadie me vea así.
-¿Así como? -Dijo levantando la voz- ¿Has visto como tienes las mano?
-Si voy al hospital me harán preguntas y yo no quiero responderlas.
Dijo Ethan con gesto serio.
-Amber -Dijo una voz por detrás -Te voy a pedir que tú y tu amigo os vayáis de aquí, estáis armando demasiado escándalo.
-Si Catherine, yo ya me iba. -Dijo Amber mirando a Ethan.
Recogió todos los libros que tenía en la mesa y se dió la vuelta para ver si Ethan estaba en sus sitio, pero no fue así. Aún no se creía que hubiese hablado con él y menos haberle chillado. Pasó por el mostrador y le pidió disculpas a Catherine, la encargada de la biblioteca y se dispuso a salir fuera.
Cerró la puerta de la biblioteca y se ajustó la chaqueta para que el aire frío no entrara en su cuerpo, entonces cuando Amber echó a caminar oyó como unos pasos la seguían.
-¿Entonces qué, me vas a ayudar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada